jueves, 12 de junio de 2008

Descachimbamiento Lexicográfico

por Carlos Mántica Abaunza


El presente capítulo no tiene como propósito explorar la picaresca nicaragüense, que requeriría un libro entero. (Alguien debe escribirlo algún día). No pretende estudiar las palabras o expresiones directamente vinculadas a nuestra vida sexual, ni las expresiones vulgares de las cantinas y burdeles, de los chiles colorados, o de los graffiti, que han penetrado algunos de nuestros programas de radio y televisión. Dejo para otra ocasión las "vulgaridades" de nuestro refranero popular, o de coplas y canciones que hemos recogido durante varias décadas y que forman parte de nuestro folklore.

Pretendo centrarme en el uso de ciertos nombres que en Nicaragua se dan a los órganos genitales masculinos y femeninos y que convertidos en verbos adjetivos y adverbios, usamos FUERA del ámbito de la sexualidad, para expresar las cosas más diversas, con características muy interesantes.

Los nombres en cuestión: bicho y cachimba, genitales femeninos, los masculinos turca, verga, pija y algunos eufemismos equivalentes.

La características que deseo señalar:

Que siendo palabras vulgares no se usan para decir vulgaridades.


Siendo nombres de los genitales no están vinculados al acto sexual.


Siendo ofensivas no se usan nunca para ofender.


La asociación de los genitales y el uso de sus nombres como ponderativos de: tamaño, calidad, intensidad, fuerza, bondad, abundancia, magnitud, éxito etc.


Su frecuente sustitución con eufemismos de los genitales como penca y virote con igual significado.


A mi leal saber y entender son, en su mayoría, patrimonio exclusivo del habla nicaragüense. Usados y abusados en la ciudad son menos utilizados en el campo.

Para facilitar el estudio tomaremos el nombre cachimba como la palabra eje a la que asociaremos las demás. De cachimba (en Nicaragua la vulva de la mujer) obtenemos: cachimbazo, cachimbo, cachimbeadera, cachimbón y el verbo cachimbear con los siguientes significados. (Observemos su intercambiabilidad con turquear, pijiar y verguear).

Golpear a alguien o golpearse una persona: Te voy a cachimbear. (Verguear, pijiar, turquear) Se desmambichó desde arriba del techo, se pegó el gran vergazo en la frente y quedó desturcado de la cabeza del gran cachimbazo que se pegó.

El golpe puede ser:

Deportivo: Pegó un cachimbazo (vergazo) por el center field y se voló la cerca.

Pluvial: Ahí viene Elver (el ver-gazo), el gran cachimbazo de agua.

Sísmico o telúrico: Como a las doce de la noche sentimos el gran cachimbazo (pijazo, vergazo), y todo se vino al suelo.

O bursátil: Pegó dos vergazos (cachimbazos, pijazos) en el comercio y se retiró a vivir de sus rentas.

O una soberana paliza: Le pegaron la cachimbeada (vergueada o pijiada) del siglo, y cuando los demás se metieron en el bochinche se armó la cachimbeadera.

Trabajar duro: Me pegué una cachimbeada de loco. Una soberana vergueada.

Ganar el juego o la partida: España cachimbeó (derrotó) a Suecia en el Mundial. Pero le pegaron (dieron) la gran vergueada (paliza) contra Brasil. Que pijiada la que le pegaron!Eso si que fue penqueada, lo demás es verga.

Liarse a golpes: Nos agarramos a los cachimbazos. (Turcazos, vergazos, pijazos).

Estar disgustado, furioso: Me cachimbié con mi mujer. Los dos estábamos encachimbados. Hasta que la vergueye va a entender.

El disparo de armas de fuego. Gran estruendo: Se oyeron tres cachimbazos (vergazos, pijazos) por el lado de arriba y ya no oímos más. Pero fue tal el cachimbazo (vergazo, pijazo) que se oyó hasta en Tipitapa.

Hasta aquí encontramos elementos de violencia, contundencia, agresividad o dureza, que en alguna forma pueden vincularse a la masculinidad, pero rara vez a la feminidad. Las palabras parecen adquirir un carácter propio ponderativo que en nada se asocia a un sexo determinado.

Veámoslos ahora como elementos de:

Apreciación de la belleza o cualidad de algo: Cuadro más de a cachimba! Te felicito porque está de a verga.

De algo excelente y bien hecho: Este trabajo me está quedando de a cachimba. Lo que se dice de a verga. (Pijudito! (Cachimbón! Y eso que lo escribí de un solo cachimbazo (vergazo), con la colaboración y complicidad de mis hermanos Ing. Pablo Hurtado e Ing. David Pereira.

O de todo lo contrario: Te está saliendo cachimbeado, mejor ni sigás. (Sos una pura verga! (la pura penca).

Menosprecio o desprecio de algo: Me Billy Vargas (por me vale verga).

Veamoslos como exclamación de censura o reclamo: (Ideay de a cachimbá, me dejaste esperando!

Alguien fresco e irresponsable: Vos si que estás de a cachimba. Que de a verga que te veo. No seas pencón... trabajá!

Con su correspondiente eufemismo: (Ve que diaca que estás vos! Vos si que sos de a penca.

Veamoslos ahora convertidos en unidad de medida:

Monetaria: La multa es de 250 cachimbas. No te apeás doscientas turcas.

O alcohólica: Yo les dije: Solo un par de cachimbazos (vergazos, pijazos, pencazos) y los vamos.

De intoxicación y estado de ebriedad: Pero no me hicieron caso, nos pusimos hasta la cachimba (Hasta la verga, hasta el bicho, hasta la viris, hasta el virote).

De velocidad: Juan fue el que manejó, iba a toda cachimba (a toda verga), se salió de la carretera y ahí fue donde nos dimos el gran pijazo contra el poste.

O de cantidad: El cine estaba hasta la cachimba de gente. Pero lo que se dice hasta la verga. Hacia tiempos que no veía semejante cachimbazal de gente.

Generalmente abundancial: Un millón es un cachimbo de reales. (Un vergazo, un turcazo o un pijazo de reales).

Pero puede denotar, sinembargo, todo lo contrario: Estoy cachimbeado de reales. (En banca rota) Todo el comercio está vergueado.

Lo mismo pueden utilizarse para describir una situación agradable: Vení loco! La vamos a pasar de a cachimba (de a verga, de a pija).

Que todo lo contrario: El pereque estuvo cachimbeado, una pura verga.

O gran grado de dificultad: Le zumba la cachimba subir hasta allá. Eso es encachimbado.

Describe una profesión u oficio modesto, generalmente mandadero o edecán: Era el cachimbero de Somoza y le echaron treinta años al pobre.

Con su equivalente en inglés: Se fue para los yunais y acabó en cachimberboy allá en Miami.

La única ocasión en que se utiliza como insulto es como eufemismo de algo más grosero: Este hijo de la cachimba me las va a pagar. Es un hijue la verga bien hecho.

En ninguno de lo ejemplos examinados se vinculan al acto sexual.

No sucede lo mismo con picha, del Gallego: Pixa, de donde nos viene pisar y picha.

Observamos igualmente que jamás son intercambiables con otra decena de palabras igualmente utilizadas para nombrar los genitales: Mico, pupusa, paloma, polla, cucuya, vince, picha etc.

Trascendiendo el ámbito de la banca, se adentran en el campo de la medicina, la psiquiatría, la mecánica automotriz y la economía para la designación de situaciones o estados.

Locura: Fulano es un descachimbado mental. Está de viaje desturcado del cerebro desde que se desmambichó de arriba del techo.

Stress, surmenage, agotamiento: Me siento cachimbeado por tanto trabajo.

Mal funcionamiento: Ese motor está cachimbeado. Ahora si que ya se desmambichó por completo.

El descalabro total de nuestra economía: Y con el alza de los impuestos vino el descachimbamiento (o desmambiche) total del comercio y de la industria.

Acerca del tamaño de los genitales existen creencias muy curiosas:

A como es el niño es el juguete, se dice de los hombres, o lo que es igual, en proporción directa a su estatura. (O al tamaño de sus manos).

La mujer de nalgas pachas (Aplastadas) tiene grande la cachimba (o la pupusa).

Lo mismo con respecto al ardor sexual de la mujer:

La mujer de jeta caida, es floja de grupera.

Mujer chiquita y mula baya, abrile la puerta y que se vaya.

Pero por último se seya lo que se seya:

Mujer alta y yegua grande, ande o no ande!

Pero ese es otro artículo que escribiré algún día, porque ahorita tengo un cachimbo de cosas que hacer y ando bien vergueado de tiempo.